Uncategorized

Busca la Calma

Hay muchas maneras de buscar la calma. Cada persona tiene un bagaje emocional y de experiencias diferente y es por ello que encontrar la calma es una tarea muy personal.

Me gustaría que para encontrar tu propia fórmula te planteases una serie de cuestiones:

  1. escucha lo que nos dice el cuerpo
  2. identifica el origen de las tensiones internas
  3. buscar el equilibrio entre el ser y el querer
  4. analizar nuestras relaciones personales
  5. dejar de exigirnos lo imposible
  6. poner en cuestión los miedos y amenazas
  7. identificar lo que necesitamos

Anota las respuesta a cada uno de los siete puntos anteriores y a partir de ahí, identifica lo que te sucede, lo que sientes y lo que necesitas para encontrar la paz y la calma personal. Si quieres compartirlo puedes dejar un comentario aquí.

Entre todos podemos aportarnos sugerencias y lograr una acción de ayuda mutua.

 

Uncategorized

Tu cambio empieza hoy

Un día decides que ha llegado la hora de empezar una nueva etapa. Lo hecho, hecho está y lo pasado te ha ayudado a estar en el punto en el que te encuentras en estos momentos. Sientes que tu vida ha de dar un giro, un cambio hacia algo mejor. A veces llegar a ello significa pasar por una dura experiencia.

Hace muchos años hice una promesa: “aprender lo que fuese necesario y ayudar a los demás”. Me siento feliz cuando sé que he ayudado, aunque a veces las cosas no acaben como uno desea.

Mi vida dio un cambio cuando decidí escuchar y ver esa parte que suele ser invisible; esa energía que llamamos alma y que nunca desaparece. No sabría explicar cómo fue surgiendo todo ni en qué momento se dispararon las visiones. Solo puedo decirte que a veces se dan de una manera muy difusa en forma de imágenes y otras como sensaciones a las que le tengo que poner palabras.

Doy gracias a esas personas que han confiado en mí y me han ayudado a confiar yo también en mis percepciones. Muchas de estas personas son unos ángeles de la guarda a los que quiero con locura y que me ha encantado estar en sus vidas, más o menos tiempo, pero de forma muy intensa.

Hay cosas del pasado que ojalá se pudiesen cambiar. Todos queremos poder hacerlo pero sabemos que no se puede. El pasado ya ha sucedido y nos ha llevado al punto exacto en el que estamos ahora. A partir de aquí reorganicemos una nueva vida, porque en eso sí que podemos hacer algo.

Mi cambio empieza hoy, mirando hacia adelante con una nueva familia de personas con las que no establecemos relaciones tóxicas. Personas con unos valores similares a los míos, que ni me juzgan ni yo a ellas. Que como yo, saben lo que es sufrir y perder por el camino a seres muy queridos. Lo justo y lo injusto lo vemos de la misma manera y enfocamos la vida en la misma dirección. De poco sirve arrastrar las neurosis anteriores que no nos dejan vivir la vida. Ahora es el momento de iniciar el cambio.

Espero que tu momento haya llegado o llegue pronto, porque significará que sigues vivo y que quieres seguir adelante e intentar ser feliz.

 

 

Uncategorized

Conexión

Según la wikipedia, conexión significa:

  1. Unión que se establece entre dos o más cosas (aparatos, sistemas, lugares, etc.) o personas para que entre ellas haya una relación o una comunicación.
  2. Puesta en funcionamiento de un aparato o un sistema mecánico o eléctrico al hacer contacto con una fuente de energía

Dejando a un lado la definición de diccionario, aquí me gustaría reflexionar sobre la conexión entre personas. Cuando dices que conectas con alguien, te sientes en sintonía con esa persona. Es como si estuvieras en la misma frecuencia que ella y eso facilita la comunicación entre vosotr@s.

La conexión está muy relacionada con la emoción, y tiene esa parte de inexplicable cuando decimos que no sabemos explicar muy bien porqué nos sentimos a gusto con esa persona en concreto. Pero también sucede que no siempre va asociada a la persona, también al contexto. Con esa misma persona puedes sentir esa sintonía en unas circunstancias concretas y en otras no.

La vida es un cambio constante y es habitual que las conexiones también vayan cambiando a lo largo de la misma. Pero cuando tu frecuencia está en un nivel determinado, parece que es más fácil conectar con multitud de frecuencias, no solo con la misma en la que estás.

Esa afinidad que sientes en un momento de tu vida con una persona en concreto es algo muy especial.

Quizá esta reflexión te suene a chino, pero es probable que mucha gente entienda de qué estoy hablando aquí. Todos estamos en el mismo camino, pero a veces seguimos atajos diferentes o nos ayudamos por distintos bastones. Lo importante es seguir caminando y evolucionando.

 

Uncategorized

Personas que aman demasiado

Hay un libro que se titula “Mujeres que aman demasiado”. No lo he leído y no puedo explicaros de que trata. Solamente quiero hacer aquí una breve reflexión sobre esa sensación que muchas personas tienen de amar demasiado.

Este concepto de amar demasiado suele ir asociado a personas sufridoras, lo que hace que muchas personas decidan no amar para no sufrir. Pero, ¿qué es la vida sin amor? ¿qué es la vida sin emoción y sentimiento? Los sentimientos pueden ser agradables o desagradables. Hay una amplia gama de emociones y sentirlas es algo grande, a pesar que algunas de ellas nos den malos momentos.

Una persona insensible vive la vida a medias, sin conocer todos sus matices. Protegerse de esta manera puede volverte una persona autosuficiente pero a la vez aislada. Es respetable sentirse feliz así. Pero, ¿qué sería del mundo si todos fuésemos así?

Yo solo os puedo hablar de mí, de mi gran sensibilidad y emocionabilidad. ¿me ha hecho sufrir? Sí. Pero también me ha hecho crecer y experimentar relaciones plenas y magníficas. Ese matiz emotivo te da una sensación de plenitud incomparable con pocas cosas. Cuando estableces relaciones altamente emotivas puedes llegar a lo más alto. Claro que si te fallan o sientes que lo hacen en algún momento también te hacen ir a lo más bajo.

Pero lo importante ante todo es quererse muchísimo a uno mismo, tener una autoestima estable, alta y fuerte. De esta manera todo es más suave, tanto las subidas como bajadas.

Hace poco tuve una conversación con una persona que optaba por la insensibilidad como modo de vida y felicidad. Realmente estaba convencida de ello y se sentía fuerte, incluso superior pero era triste escuchar el tipo de relaciones personales que establecía. De todos modos, somos libres de elegir lo que sentimos y cómo.

Amar demasiado no significa amar obsesivamente. Para mí es dejar libre nuestra sensibilidad. El amor obsesivo tiene poco de sano. Los extremos no son buenos compañeros de viaje porque reducen nuestro campo de visión. En este caso nuestro campo de emoción. Ama libremente, dejando fluir tu sentimiento. Sentir es vivir.

 

 

 

 

Uncategorized

Cuando me duele la garganta

¿Has sentido dolor de garganta tras unos días de tensión? Tal vez te digan que se debe a que los nervios te han bajado las defensas y que si tu punto débil es la garganta, pues ese es el motivo de tu molestia. También pueden decirte que habrás cogido frío en algún momento y se te ha “cogido” a la garganta. Pero también podrías preguntarte que es lo que has estado dejando de verbalizar en ese momento de tensión.

Hay una parte emocional tras casi todos los malestares físicos que sufrimos. La explicación que le demos dependerá de nuestras creencias. Si eres una persona muy racional y tradicional darás por buena la explicación de tu médico. Pero prueba de ir a dos médicos más y quizá te encuentres con diferentes explicaciones y/o incluso diferentes tratamientos (si es que te dan alguno). Si eres una persona más emocional tendrás en cuenta el factor “sentimiento experimentado” en un determinado momento y su correlación con el malestar físico.

La educación recibida, las personas con las que nos hemos ido relacionando a lo largo de nuestra vida y nuestra propia experiencia con la salud-enfermedad harán que nos decantemos por una explicación u otra. Elijas la que elijas recuerda que el centro eres tú. Piensa que igual que tu cuerpo ha enfermado, también se va a poder recuperar y curar.

Si es cierto, como dicen, que solo usamos el 10% de la capacidad de nuestro cerebro; piensa en el 90% restante. ¿qué podríamos hacer con él? ¿que propiedades y funciones tiene? ¿qué es lo que hace? yo creo que si dejas volar la imaginación podrás conocer parte de ese potencial, de ese 90% desconocido.

Uncategorized

El poder de la risa

A lo largo de la vida vivimos etapas que nos hacen sonreír y ser felices y otras que no. Lo fácil nos aflora de manera automática, sin pensarlo. Lo complicado es poder sonreír cuando lo que sucede a nuestro alrededor no nos hace sentir bien. Pero es en esos momentos cuando tenemos que hacer el esfuerzo. Es entonces cuando debemos mirarnos al espejo y decirnos que todo va a ir a mejor y sonreír. Es solo un gesto, no parece mucho, pero hecho a diario se acabará transformando en una respuesta automática que en nuestro organismo tendrá el efecto de crear una emoción positiva.

Simplemente una frase puede cambiar nuestro humor; eso lo sabemos, lo hemos experimentado todos. Entonces ¿porqué no decirnos frases positivas? Y otra cosa muy importante es el valor que des a lo que TU piensas, sientes y haces. Este auto-reconocimiento ha de estar siempre por encima de opiniones externas; que siempre puedes tener en cuenta pero que has de intentar que no te condicionen.

Rodéate de personas que te hagan reír, pero eso no significa que te alejes de las que lo están pasando mal y también pueden necesitar tu ayuda. Hoy en día está muy de moda esto de rodearse de gente positiva, alejarse de personas tóxicas, etc. Pero es bueno relativizarlo todo, pues cuando estamos pasando por un mal momento nos gusta tener a alguien al lado que nos ayude y extienda su mano. Las relaciones se están volviendo más frías por la creencia de alejarse de lo malo y acercarse a lo bueno, llevada al extremo.

Piensa en lo que te hace sonreír. Piensa en quien necesita una sonrisa o un abrazo. Enfoca tu vida desde la alegría.

 

Uncategorized

La amistad: visión actual

No dejo de oír hablar de charlas en redes sociales, de teorías sobre el orden, la amistad, las relaciones tóxicas, cómo ser padres, etc. Vivimos un momento en el que la búsqueda de la perfección nos está haciendo olvidar lo realmente importante: la naturalidad de las cosas.

Es muy útil el conocimiento de las relaciones que nos resultan tóxicas, de la mejor manera de vivir una vida plena, etc. Pero esto nos lleva a un punto importante: nos alejamos de las personas que nos necesitan porque están pasando un mal momento. Pero que sucede cuando tú mism@ estás pasando por esa mala etapa….que necesitas que te ayuden, que estén a tu lado. Pero claro, si nos alejamos de los que están envueltos de negatividad en un momento de sus vidas, tendremos que entender que también se alejen de nosotros cuando estemos pasando por lo mismo. ¿Dónde está la relación sana? ¿dónde está el concepto de amistad? Hemos pasado a ser conocidos que disfrutamos de la compañía mutua cuando todo va bien pero que nos distanciamos cuando las cosas se ponen feas. Es como si una nube envuelve a la persona que nos necesita y nos da miedo que nos chupe la energía y nos alejamos. Es complicado con todo esto poder encontrar a alguien capaz de ser AMIG@.

Mi familia ha vivido momentos muy duros en los que hemos visto como algunas personas se acercaban y otras se alejaban. Cuando estos momentos pasan, porque aunque no lo parezca, pasan; te das cuenta del barrido de amistades que has hecho de una manera un poco dura. Pero también sabes que esos que se han acercado en los momentos duros son con los que realmente puedes contar y confiar. El mal momento, te ha traído un regalo: la verdadera amistad, la que nos hace grandes, ricos y afortunados. Hace poco, dos personas que pasábamos por un mal momento, nos acercamos y de ahí no solo ha surgido una amistad sino que al final se ha creado como una pequeña gran familia que sabes que tienes a tu lado y que a ti también te tendrán en lo bueno y en lo malo. Sin papeles, sin compromisos pero con un gran sentimiento los unos hacia los otros.

Hace poco me hicieron llegar una historia sobre la que todos tendríamos que reflexionar, se llama “Las cuatro estaciones”:

Había una vez un hombre que tenía cuatro hijos.

El hombre buscaba que ellos aprendieran a no juzgar las cosas tan rápidamente; entonces los envió a cada uno por turnos a visitar un peral que estaba a una gran distancia.

El primer hijo fue en el invierno, el segundo en la primavera, el tercero en el verano y el hijo más joven en el otoño.

Cuando todos ellos habían ido y regresado; su padre los llamó, y juntos les pidió que describieran lo que habían visto.

El primer hijo mencionó que el árbol era horrible, doblado y retorcido.

El segundo dijo que no, que estaba cubierto  con brotes verdes y lleno de promesas.

El tercer hijo no estuvo de acuerdo, dijo que estaba cargado de flores, que tenia aroma muy dulce y se veía muy hermoso, era la cosa más llena de gracia que jamás había visto.

El último de los hijos no estuvo de acuerdo con ninguno de ellos, y dijo que el peral estaba maduro y marchitándose de tanto fruto, lleno de vida y satisfacción.

Entonces el hombre les explicó a sus hijos que todos tenían razón, porque ellos solo habían visto una de las estaciones de la vida del árbol.

Les dijo a todos que no deben de juzgar a un árbol, o a una persona, solo por ver una de sus temporadas, y que la esencia de lo que son, el placer, regocijo y amor que viene con la vida puede ser solo medida al final, cuando todas las estaciones ya han pasado.

Si tú te das por vencido en el invierno, habrás perdido la promesa de la primavera, la belleza del verano, y la satisfacción  del otoño.

No dejes que el dolor de una estación destruya la dicha del resto.

No juzgues la vida solo por una estación difícil.

Aguanta con valor las dificultades y las malas rachas, porque luego disfrutarás de los buenos tiempos.

Sólo el que persevera encuentra un mañana mejor.

(Anónimo)

 

Uncategorized

El arte de Enlazar

Me parece curioso como a veces se van sucediendo las cosas. Enlazar, relacionar, unir, encadenar una serie de sucesos aleatorios creando una imagen. Así es como a veces encontramos a esa persona especial que nos acompaña en la vida, con la que formamos una familia y con quien nos sentimos a gusto. Si crees que hablo de una pareja, vas equivocad@. Hablo de las relaciones humanas constructivas, aquellas que son tan especiales que hacen que nuestra vida cambie.

Hay personas que sin apenas conocerse son capaces de establecer un vínculo emocional tan intenso que puede aportar un bienestar enorme. Sentirse parte de algo es tan importante para la salud mental, que sin ello podemos caer en una depresión. Y lo peor de todo, es que cuando pasa el tiempo y sentimos que no formamos parte de nada, que no acabamos de encajar con nuestro entorno, podemos caer en el desánimo y en la baja autoestima. Simplemente es que no estamos en el lugar ni en el momento adecuado, que nos hemos rodeado de personas que no nos sumaba, que podíamos estar rodeados de personas con envidias o a las que envidiamos. Al final se reduce a la importancia que tienen las relaciones humanas sanas, a evitar las relaciones tóxicas. Y para ello hemos de saber identificarlas, hemos de querernos suficiente y amarnos a nosotros mismos y no permitir que nadie nos trate como si fueran superiores.

Todas las personas son diferentes y todas son especiales. Los lazos que puedes crear con tu entorno social y natural te aportarán las vitaminas emocionales extras que necesitas para ser feliz. No renuncies a tu felicidad porque entonces estás renunciando a tu valía y eres el ser más importante para tí mism@. De esta manera después podrás ayudar a los demás, pero primero cuídate a tí.

Si observas los grupos sociales de tu entorno más cercano podrás ver esos movimientos que se dan. Como las personas guapas (según un estereotipo) sin tener que hacer mucho esfuerzo logran integrarse con mayor facilidad. Como las personas tímidas requieren de mucho tiempo de acercamiento para poder ser valoradas. Como el grupo crea una sensación de fortaleza ante el resto de personas que se encuentran fuera de él. Todos estos movimientos y relaciones se pueden observar fácilmente. Lo importante es que nunca sientas que estás por debajo de nada ni nada. Es como una especie de teatro en el que cada cual tiene un papel, juega un rol. Por suerte el mundo es muy grande y hay muchísimas personas, así que tienes donde y a quien elegir. Si no te sientes bien con lo que tienes, cambia. Todo es empezar imaginando y soñando. Es el arte de crear una nueva realizad, de enlazar tu vida con el entorno que deseas, de crear relaciones fuertes.

 

Uncategorized

Indefensión aprendida

Sobre los 8 o 9 meses de vida, el ser humano tiende a crear los vínculos de apego con sus progenitores y personas más cercanas. Es muy importante que éste vínculo sea fuerte para que la persona se sienta segura.

En nuestra sociedad cada vez hay más personas con problemas de autoestima, de inseguridad y de ansiedad. Y es que sentirse sol@ y desamparad@ es un estado emocional muy debilitante. El sentimiento de abandono se relaciona de manera directa con la baja autoestima, por sentir que nadie nos quiere y que por ello se alejan de nosotros o nos abandonan. Vemos a muchas personas que viven rodeadas de personas constantemente y a pesar de ello se sienten sol@s y no encuentran sentido a la vida.

Es un problema social importante que deberíamos tener muy en cuenta a la hora de educar a nuestros hijos e hijas. Porque el sentimiento de indefensión a menudo es aprendido y no tiene nada que ver con la realidad. Por ello hay personas que parecen solitarias y no se sienten indefensas ni abandonadas y en cambio otras que viven acompañadas constantemente sí que lo hacen. Es curioso como la mente va gestionando la información presente con el fin de que encajen en los esquemas que tiene montados.

Es como si la mente fuese una cajonera en la que se guarda en cada cajón una categoría concreta. Por ejemplo, en uno las camisetas, en otro las faldas, otro para los pantalones y de repente nos llega un vestido y un peto y no sabemos muy bien en que categoría ponerlos. Podemos mezclarlo con otras cosas o bien desecharlos porque no nos encajan en nuestra organización. A partir de ahí todo lo que nos llegue que no podamos archivar claramente lo desechamos. La mente funciona así, y si hemos aprendido a sentirnos indefensos, curiosamente la información presente que nos indique lo contrario, nos descoloca tanto que podemos llegar a ignorarla.

Parece mentira que algo que nos pueda hacer bien, lleguemos a ignorarlo por no saber como actuar ante ello. Es como el que ha aprendido que no sabe hacer nada bien y se lo han repetido tanto que ha llegado a creerlo casi sin darse cuenta. Esta persona muchas veces no son conscientes de sus logros y se atribuyen en cambio todos los fracasos que sucedan a su alrededor a pesar de que la gran mayoría no tiene nada que ver con ellos.

 

Uncategorized

La vida en ruinas

Hay momentos en los que sentimos que todo lo que habíamos construido se derrumba de un plumazo. La vida cambia en segundos, las pequeñas decisiones pueden originar grandes cambios de rumbo.

A veces nos saturamos de tareas que no nos apetece hacer pero que creemos que es necesario para llegar a una determinada meta. Y pasan los días, semanas, meses, años y esa meta no la hemos alcanzado. Y ahí seguimos con esas obligaciones autoimpuestas que no nos hacen felices. No nos damos cuenta de eso hasta que empezamos a ser conscientes que no somos felices, que queremos más, que no dejamos de actuar porque hemos llegado a un punto en el que pararnos a pensar nos asusta. Y es que nosotros mismos nos hemos creado nuestra propia prisión. Pero nos hemos puesto tantas normas y obligaciones que dejar de hacerlas nos hace sentir mal. Y seguimos adelante como el ratón en su rueda. NUESTRA VIDA ESTÁ EN RUINAS Y NO SABEMOS QUE HACER.

¿Qué hace alguien cuando compra una casa en ruinas? La reconstruye con toda la ilusión, a su gusto, crea un proyecto y toda la acción se dirige a lograrlo. Durante la reconstrucción te sientes ilusionado y feliz y por fin acabas tu obra y te sientes orgullos@ de lo que has logrado. Y lo mejor de todo, es que el camino, la obra, a pesar de las dificultades que hayas podido ir encontrando lo has hecho con optimismo, alegría e ilusión.

Ahora que sientes tu vida en ruinas es el momento de reconstruirla. Empieza de cero, proyecta lo que deseas y trabaja con ilusión hacia ese objetivo final. Lo vas a lograr, porque tú tienes todo lo necesario para reconstruirte, para lograr crear la casa que deseas. Pon todo tu empeño, sueña con ello, imagina y visualiza a dónde quieres ir a parar, cual es tu objetivo final y orienta tu día a día a esa obra. Esa gran obra eres TÚ.