Uncategorized

El camino del cambio

Todos hemos tenido días en los que miramos atrás y parece que, como se dice popularmente, «hemos pisado mierda». Parece que estemos pasando una mala racha, se nos caen cosas, nos damos golpes tontos, enfermamos con facilidad y nos sentimos emocionalmente abatidos. Intentamos salir de esta situación, superar este bache pero parece que hasta las ideas se nos han nublado y hagamos lo que hagamos no logramos o nos cuesta salir.

Es el momento de pararte y observar que está sucediendo, que información nos está dando nuestro cuerpo. Estamos despistados, nos duele una parte del cuerpo que simbólicamente puede darnos pistas. Si podemos pararnos y escuchar podremos tener indicios del nuevo camino a seguir, del cambio necesario que nuestro cuerpo nos pide a gritos, de la manera que físicamente puede manifestarse.

A veces el ritmo acelerado que llevamos en nuestro día a día nos arrastra por la corriente de un río del que no podemos salir. ¿cómo paras cuando el río te arrastra? A veces tan solo hay que dar un giro y nadar contracorriente un tiempo hasta lograr llegar a la orilla. Pisa el freno un momento y cambia el punto de mira, la dirección. A veces solo con eso basta para darnos cuenta del camino correcto a seguir.

Ánimo, solo hazlo aunque solo sea una vez. ¿Qué es lo peor que te puede pasar si lo intentas?

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *