julio 2018 archivo

Uncategorized

La prisión de la mente

Seguramente muchos vivamos o lo hemos hecho encadenados a unas ideas. Y es que muchas angustias, a pesar de provenir de vivencias pasadas, eclosionan en un momento dado y crean una especie de caos. Este desorden mental nos lleva a reorganizar lo antes posible todo para poder seguir viviendo. Y es en esta reorganización adaptativa cuando sucede el problema.

Para poner un ejemplo comprensible es como cuando acabas de llegar con la compra, no has hecho las camas ni limpiado los baños y justo en ese momento te llama a la puerta alguien a quien quieres impresionar y rápidamente colocas todo de cualquier manera dentro del primer espacio que encuentras. Luego todo está desorganizado y necesitas un tiempo para ordenarlo y resituar todo de nuevo. Pero ese momento no llega y vas haciendo sobre la marcha. Vas funcionando pero sabes que las cosas no están bien. Incluso llega un momento que si todo esto se alarga, tienes la sensación de que siempre ha estado así. Es como si no recordases que eso fue un «apaño» que te sirvió para algo pero que era temporal.

Reorganizar las ideas y en especial las que tenemos sobre nosotros mismos es el primer paso. Aceptarnos, querernos y ser conscientes que la etapa mental que estamos viviendo es temporal, es fruto de unas circunstancias y que todo sucedió por actuar de manera adaptativa en un momento concreto.

Ahora, persona que sufres, que estás triste, que vives con miedo, que sientes pánico, inseguridad y un largo etcétera te aconseje que hagas un reset. Empieza con visualizaciones positivas diarias antes de dormirte. El siguiente paso aún será más fácil, pues tu mente habrá cambiado. Las estancias donde has de recolocar todo lo que dejaste de cualquier manera ahora son más grandes, más ordenadas y todo lo puedes colocar mejor. Pero antes de seguir, empieza con las visualizaciones.

Cuéntame cómo te va, que efectos notas, como te sientes.

Uncategorized

Una oportunidad

Estoy segura que os ha sucedido alguna vez que habéis intentado leer un libro y no había manera de hacerlo. O bien lo habéis logrado acabar pero os ha parecido de lo más normal cuando os habían dicho que era buenísimo. Luego pasan los años y por algún motivo ese libro vuelve a vuestras manos y lo encontráis maravilloso. ¿qué es lo que ha sucedido? Simplemente es que hemos cambiado.

Nuestros intereses y nuestra vida en general ha sido un camino de experiencias que nos han llevado a ser quien somos en el presente. Quizá ese mismo libro ahora nos aporte algo que en un tiempo pasado no nos aportó. Quizá esa persona ha cambiado como nosotros y nos parece una compañía excepcional cuando en un tiempo pasado nos resultaba desagradable.

Cerrarnos en el momento presente a lo que no nos gustó en el pasado puede limitarnos e impedirnos vivir momentos maravillosos y especiales. Seguro que nos ha sucedido alguna vez que nos ha sorprendido la buena sintonía que teníamos con alguien que no esperábamos. Dar una nueva oportunidad puede orientarnos hacia un camino mejor, hacia lo inesperado, hacia lo bueno. La apertura mental, la reducción de prejuicios y sobretodo un sentimiento de AMOR puro puede ayudarnos a vivir con felicidad. Y todo ello influye en nuestra salud emocional y física.

Recuerda observar la vida con alegría, sin odios, rencores o rabias. Superar los resentimientos pasados que nos llevan a enfermar físicamente. Hay numerosos estudios que relacionan el cáncer con el resentimiento y el rencor. Así de importante es lo que sentimos. Identificar las emociones, reconducirlas cuando tendemos a tener demasiadas emociones negativas que nos cuesta sobrellevar, es vital. 

No olvides que la oportunidad no solo es para con los demás, sino también y más importante es contigo mism@.