junio 2018 archivo

Uncategorized

Resignarse

Hay veces que me dejo llevar por la intuición y por las señales. Quería empezar a escribir, tenía muchas ganas de hacerlo y el tema concreto no se me presentaba con claridad en la mente. Me he girado y se me ha ido la mirada a un diccionario de sinónimos y antónimos y he pensado: «¿por qué no?». Esta puede ser la señal, el camino. Así que lo he cogido, he abierto una página al azar y la mirada se me ha ido a la palabra Resignar. Sin pensarlo lo he cerrado, y entonces se me ha ocurrido que no me había parado a leer los sinónimos. Así pues, he cogido de nuevo el diccionario y….sorpresaaaa; he abierto por la misma página y la mirada se me ha vuelto a ir a la misma palabra Resignar.

Pues ya que parece que algo quiere decirnos, seguiremos por ahí. Los sinónimos son renunciar, entregar el mando, entregar la autoridad, conformarse, avenirse, prestarse, allanarse, condescender, sufrir, tolerar. Es curioso que a menudo sin darnos cuenta hagamos todo esto y de esta manera vamos restando nuestro propio valor. Cuando entregas el mando o la autoridad a otro, cuando te conformas acabas sufriendo. ¿por qué? pues porque te pierdes a tí mismo. Al hacerlo llega un momento que actuamos por impulsos, por tendencias y sin encontrar el placer en las cosas. Y todo esto ¿por qué nos sucede? Simplemente porque hemos olvidado qué es lo que nos gusta, lo que nos hace sentir felices, lo que nos da placer. Lo hemos cedido, lo hemos entregado a otro; hemos renunciado a nuestro YO. Sin darnos apenas cuenta actuamos según lo que se espera de nosotros, nos obligamos a disfrutar de lo que parece que socialmente se ha decidido que ha de hacernos felices ¿pero realmente es lo que nos gusta y apetece a nosotros?

Cuando tenemos hijos parece que hemos de empezar a organizar al menos un viaje anual en pareja a un lugar «declarado romántico» y parece que si no lo hacemos, no vamos a disfrutar. Cuando tenemos 18 años parece que si no nos gusta salir a bailar eres «un bicho raro» pero cuidado que si disfrutas con ello y lo haces puedes estar tranquil@ que entras dentro de lo «normal». Así pues, si empiezas a tomar como costumbre renunciar a lo que te hace feliz, estás entregando el mando de tu vida a otros. Empiezas a actuar de esa manera y creas el hábito de hacerlo. Empiezas por alguna cosa y cada vez son más las cosas que haces por conformismo, por avenirte a lo que se espera de tí o parece correcto. Llega un momento que son tantas las cosas que entregas al otro, con las que te conformas que empiezas a sentirte mal y pierdes el timón de tu vida.

Igual que poco a poco empezaste a resignarte, ahora has de empezar poco a poco a insistir, a resistirte a apetecerte. Estos son justo los antónimos de resignar: apetecer, insistir, resistirse. Y es que si te sientes mal y quieres lograr un cambio este es el camino: DEJA DE RESIGNARTE E INSISTE.

¿Quieres empezar ahora? Adelante:

  1. haz una lista de las cosas que haces habitualmente
  2. analiza cada una de las cosas que haces: ¿las haces por resignación?
  3. ¿cómo podrías cambiarlo?
  4. Empieza a insistir en el camino del cambio.
  5. ADELANTE HAS EMPEZADO A CUMPLIR TU SUEÑO

 

Uncategorized

Pensamientos negativos y ansiedad

Los pensamientos negativos van alimentando la ansiedad y la hacen crecer ampliando su campo de actuación y/o su sintomatología. Hay que tener en cuenta que los pensamientos negativos fruto de la ansiedad es algo natural. La ansiedad te hace vivir con miedos y limitaciones, interpretando las señales internas y externas como una amenaza. Es pues de lo más lógico que proliferen esos pensamientos negativos. Es como un pez que se muerde la cola, como ese hamster que da vueltas sin parar y está metido en una especie de bucle que cada vez va a más velocidad.

Por ello hay que empezar saltando de la rueda, parando ese proceso, transformando esos pensamientos. Cuando se empiezan a sustituir los pensamientos de angustia por pensamientos positivos, la realidad se interpreta también de manera menos amenazante y la ansiedad tiende a ir disminuyendo.

Biológicamente la señal de amenaza dispara unas reacciones de alerta adaptativas en el organismo para permitirnos reaccionar de la manera más rápida y efectiva para ponernos a salvo. El problema está cuando ese sistema está casi permanentemente activado. Y esos pensamientos negativos, afectando a nuestra visión del mundo influyen en esa activación.

Así pues prioriza el trabajo de sustituir los pensamientos negativos por positivos. Recuerda que la ansiedad hace que tengas más pensamientos de este tipo, te llegan más mensajes de peligro de lo normal.

Somos seres perfectos y todo lo que ocurre a nuestro cuerpo ocurre por algo. Estos pensamientos no son monstruos sino una señal de que hay algo interno que no está bien.

NADIE MERECE MÁS TU AMOR QUE TÚ MISMO. Siddharta Gautama Buda

 

Uncategorized

Interpretación de los sueños

A través del sueño vivimos un proceso de sanación emocional de lo que hemos ido viviendo. El sueño es una especie de obra de teatro con un mensaje, en la que cada personaje contiene múltiples características de los diferentes aspectos vividos que nuestro inconsciente trabajará.

Supongo que todos habéis vivido algo que a mí me pasa a menudo, al menos soy consciente cuando recuerdo el sueño. Y es que la emoción con la que inicio un día está muy relacionado con lo que he soñado y lo que he sentido durante el sueño.

Por ejemplo, hoy sin hacer nada especial porque no he salido de casa dedicándome a cocinar, limpiar, leer y ordenar, he sentido alegría y ganas de transgredir normas, de ser yo misma. Es curioso porque ser ama de casa no es ni mucho menos algo que me entusiasmara nunca ni que me hiciese sentir realizada. Pero hoy he soñado con momentos de mi adolescencia en los que era yo misma sin importarme lo que dijeran o pensaran de mí. En el sueño hacía cosas diferentes y raras, tan raras como esas cosas ilógicas que solo vemos así al despertar. En el sueño se integran como lo más normal del mundo pero cuando despiertas y lo intentas explicar te das cuenta del sinsentido de todo. Pues bien, no sé si has visto la saga Divergente, pero te la recomiendo. En estas películas la gente está clasificada en 5 facciones: cordialidad, erudición, verdad, abnegación y osadía. Los que me conocen, a fecha de hoy, me situarían en cualquiera de estas facciones excepto en Osadía. Pues bien, en mi sueño estaba claramente en esta facción, y me sentía conectada con mi Yo, conmigo misma, feliz, completa, total. Pues bien, mi día de hoy de ama de casa estaba emocionalmente cargado por esta osadía del sueño. Así pues estas tareas cotidianas no han sido para nada rutinarias ni agobiantes. ¿me he sentido osada limpiando, cocinando o leyendo? sí. ¿Y como puede ser esto? porque mi mundo interno ha estado trabajando mientras dormía, ha estado sanando emociones, ha estado sanándome a mí.

Interpretar los sueños es algo que me hace disfrutar en terapia. No sigo ningún manual, sigo el corazón, la intuición y el conocimiento propio de la persona que ha tenido el sueño. Para cada persona es diferente el simbolismo de un gato, un coche, hacer pipí, correr, volar, etc. Y con ese propio simbolismo individual es con lo que trabajamos y obtenemos una información valiosa una vez despiertos. Es una pasión personal, algo que a veces hago con mis hijos o mi marido; una especie de juego que me ayuda a entenderlos y a hablar con ellos de sus sentimientos y vivencias.

 

 

Uncategorized

Ser Agua

Según los estudios de Masaru Emoto «El pensamiento humano, las palabras, la música, las etiquetas en los envases, influyen sobre el agua y ésta cambia a mejor absolutamente. Si el agua lo hace, nosotros que somos 70-80% agua deberíamos comportarnos igual. Debería aplicar usted mi teoría a su vida para mejorarla. »

Te puedes informar más ampliamente de sus estudios y resultados. Las imágenes del agua al que le influyeron mensajes, emociones y sentimientos positivos son verdaderamente bellas. De aquí podemos deducir la importancia que tiene en nuestra salud las emociones y pensamientos positivos.

Pero aquí no te quiero hablar de los pensamientos positivos, de lo que ya hablo un poco en otro post. Lo que me gustaría señalar es la importancia del agua como elemento simbólico. Soñar con agua se interpreta como limpieza, purificación pero no solo son los sueños los que nos hablan de este elemento. Hace muchos años me explicaron que si dejas caer una gota de agua tras otra siempre en el mismo punto de una piedra, llegará a hacerse un agujero.

Quiero transcribirte aquí un fragmento del libro «Manual del Guerrero de la Luz» de Paulo Coelho:

«El guerrero de la luz a veces actúa como el agua, y fluye entre los obstáculos que encuentra. 

En ciertos momentos, resistir significa ser destruido; entonces, él se adapta a las circunstancias. Acepta sin protestar que las piedras del camino tracen su rumbo a través de las montañas. 

En esto reside la fuerza del agua; jamás puede ser quebrada por un martillo, ni herida por un cuchillo. La más poderosa espada del mundo es incapaz de dejar una cicatriz sobre su superficie. 

El agua de un río se adapta al camino más factible, sin olvidar su objetivo: el mar. Frágil en su nacimiento, lentamente va adquiriendo la fuerza de los otros ríos que encuentra. 

Y a partir de un determinado momento, su poder es total

Creo que comprender este elemento desde este punto de vista un tanto metafórico y mágico puede darnos ideas de una nueva manera de vivir adaptativa y saludable.

 

 

 

 

 

 

Uncategorized

Soñar: el primer paso para lograr algo

Para lograr una meta el primer paso es soñar con lo que quieres, ponerle fecha de caducidad a tu sueño y luego trabajar para alcanzarlo.

De pequeños a menudo nos enseñan a ser prácticos, a ser realistas, a no soñar demasiado. Tenemos ilusiones como ser famosos, futbolistas reconocidos, artistas, astronautas, escritores, etc… pero nos dicen que tenemos que ser más realistas, que son sueños inalcanzables. Y dejamos de soñar poco a poco. Cuando sentimos ilusión por algo, a menudo nos decimos que es un sueño imposible, que no vale la pena intentarlo, que mejor seguir con lo que conocemos, que no lo vamos a lograr. Poco a poco dejamos de soñar, nos conformamos.

Pero ¿que pasaría si nos damos permiso para soñar? Si nos recreamos en ese sueño, le damos alas, lo vamos concretando y lo vamos repitiendo. Llega un momento que no nos parece tan lejano e inalcanzable. Nos vamos dando cuenta que es algo que podemos realizar y que deseamos trabajar para alcanzarlo. Estaremos motivados, saldremos de esa zona de confort para dirigirnos a esa zona mágica donde te pueden ocurrir cosas maravillosas, cosas que aún no conoces. Inicias así el camino del cambio, del aprendizaje, sin perder lo que tenías sino simplemente ampliándolo.

A veces el miedo a lo desconocido es el miedo a perder no solo lo que tienes sino también lo que eres. Pero lo que estás haciendo es ampliarte, es aprender, ilusionarte, disfrutar, vivir nuevas experiencias, en definitiva crecer. Empiezas gestionando tus miedos para acabar transformando tus prejuicios limitantes, confiando en tí y en tus sueños y entendiendo porqué y para qué lo haces. De esta manera pasas a la acción y dejas atrás la zona de confort.

  • Ten paciencia con tu preparación
  • Ten confianza en tu objetivo
  • Prepara bien tu estrategia
  • Sé perseverante y positivo

Entonces tu sueño se habrá hecho realidad. ¿empiezas a soñar?

 

 

Uncategorized

El pasado es la explicación pero no la justificación

Como psicóloga y como paciente de alguna terapia puedo decir que esta frase que escuché no hace mucho me parece muy acertada. El pasado es la explicación pero no la justificación.

Vamos a consulta porque nos sentimos mal, porque no superamos emocionalmente una situación, porque nos están dando crisis de ansiedad, sentimos miedo, etc. Y lo más probable es que hablemos y hablemos y analicemos el porqué de todo ello. Lo estamos viviendo y sintiendo en el presente pero sabemos que no viene de ahora, que el pasado vivido nos ha traído hasta aquí. Nuestras vivencias, las interpretaciones de las mismas, la parte genética, la generacional y todas esas influencias y variables del pasado ayudan a explicar lo que nos sucede en el presente.

Podemos dedicar horas y horas a investigar sobre ello, a entenderlo y de alguna manera justificamos el presente en base al pasado. Si nos quedamos ahí nos estancamos. El pasado ha sucedido y no lo cambiaremos, pero sí el uso que damos del mismo. Usar el pasado como justificación de nuestra conducta presente nos puede situar en la pasividad y resignación. Pero si usamos el pasado únicamente como explicación para entender el momento presente y saber que podemos cambiar a partir de ahora, entonces tendremos una motivación, unos objetivos. Viviremos una transformación elegida por nosotros. Puedes quedarte quieto y resignado o puedes decidir cambiar. Aceptar el pasado, perdonarlo y dar gracias son tres cosas básicas para poder pasar página y mirar hacia adelante.

Para usar el pasado como explicación te propongo unos pasos sencillos:

  1. Conócete a tí mismo a través de una de estas opciones entre otras: terapia psicológica, meditación, relajación, mindfulness.
  2. Acepta tanto el pasado como a tí mismo y lo que te rodea y vives.
  3. Perdona usando el Ritual del Perdón
  4. Da gracias. La gratitud es algo que te ayudará junto con lo anterior a cultivar tu autoestima.

Todo ello ayuda a sentirse mejor con uno mismo y con tu entorno y por tanto estarás construyendo un futuro mejor desde el momento presente. Los pensamientos positivos cada vez se darán de manera más automática. No guardarás rencor, que es algo que estresa al organismo y produce rabia y malestar.

A veces los ejemplos del día a día son útiles para entender muchas cosas que nos suceden a todos en mayor o menor medida. Cuántas veces has oído expresiones como: «por culpa de …… ahora tengo miedo a…..?» o «de pequeña mi madre me sobreprotegía y ahora siento miedo por todo» o «mi exmarido me dejó porque decía que soy aburrida, por eso soy así ahora», etc. Si te fijas explicamos con hechos del pasado cómo o porque somos así en el presente. Hasta ahí de acuerdo, siempre que no usemos esa explicación como una justificación de algo inamovible. Ese pasado puede explicar como eres o te comportas ahora pero no justifica que lo sigas haciendo. Ya ha pasado.

Volvemos al camino del cambio, al poder que tenemos todos de transformar lo que no nos gusta. Depende de nosotros y es cierto que a veces nos sentimos perdidos y no sabemos como hacerlo. Quizá estemos viviendo una temporada emocional y/o físicamente difícil que nos dificulta ver con claridad los pasos a seguir para ese cambio, para esa transformación.

Pide ayuda, consulta, es sencillo empezar, es sencillo caminar por este nuevo camino pero hay que empezar.